viernes, 31 de diciembre de 2010

Recortes en la UDC

Los presupuestos aprobados por el Consejo de Gobierno de la Universidad de A Coruña para el 2011 sufren un recorte del 7%. La universidad contará con 129,6 millones de euros para el próximo año, frente a los 137 del 2010 y 2009, retrocediendo a niveles del 2008, cuando el presupuesto ascendió hasta los 126 millones de euros.

La mayor parte de los ingresos de los que disfruta la Universidad de A Coruña proceden de las aportaciones de la Consejería de Educación, las cuales se redujeron en un 8%, más de 10 millones de euros, situándose por debajo de los 83 millones de euros. La Universidad complementa sus ingresos con aportaciones de entidades privadas como el Banco Santander y Novacaixagalicia, así como con sus propios ahorros; lo que está suponiendo una mercantilización y privatización de la enseñanza pública, a la vez que los estudiantes universitarios vemos como espacios que deberían de estar al servicio de los estudiantes son cedidos para la expansión de empresas y sucursales bancarias en los centros de enseñanza universitaria, los cuales debían de ser ajenos a la mercantilización y al lucro. Mercantilización que denunciamos desde la delegación gallega del Movimiento Social Republicano, por entender que todo avance en la mercantilización de la educación supone un paso más en la privatización de la enseñanza, incompatible con nuestra reivindicación de EDUCACIÓN GRATUITA y de CALIDAD, NO a la MISERIA en la EDUCACIÓN.

Especialmente llamativo resulta la reducción del 16% de las inversiones de obras o equipamientos. Mientras las becas se reducen en un 1,7%.

Secretaría de Comunicación de la delegación gallega del MSR

2 comentarios:

Aquilifer dijo...

Para enlazar blogs!:
http://veritaignota.blogspot.com/

León Riente dijo...

Efectivamente. Es escandalosa la mercantilización de la universidad, que junto al fenómeno de la ideologización masiva de las etapas educativas inferiores, ha convertido el conjunto del sistema educativo español en una bazofia tercermundista.

Para entrar a la universidad y para estar en ella tener dinero debería valer tanto como tener piedras. Lo que hay que primar es el mérito y la excelencia, nada más.