viernes, 24 de diciembre de 2010

Un futuro muy "oscuro"

Una vez más, el trabajo de gente como "deportaciones", el autor de este y otros videos, sirve para mostrar varias cosas: el poder de la información, que todavía quedaos españoles de verdad pero que somos ya muy pocos los que hacemos ALGO ÚTIL por esta tierra. ¡¡ODIO ETERNO A LOS TRAIDORES!!

video

"Por lo visto a los socialistas no les importa que la inflación se hunda, ni que las matriculaciones de turismos se desplomen, ni que 800.000 familias españolas estén a punto de perder sus casas por no poder pagar las hipotecas. Lo importante para estos personajes es quedar bien ante la galería progre diciendo que lo suyo es mandar dinero a los pobres del mundo hasta alcanzar el famoso 0,7% del PIB que impulsaron los vividores de las ONGs hace unos años. Escudándose detrás de un falso humanismo y de un buenismo que apesta a manipulación, lo que han estado haciendo estos aprovechados son precampañas para que les votasen los inmigrantes, intentando asociar términos simplistas: "mandamos dinero al tercer mundo, por lo tanto somos muy buenos, por lo tanto nos votarán los inmigrantes porque estamos con sus países". En póker a esto se le llama farolada. En política es un golpe de Estado encubierto. Dar el voto premeditadamente a un sector al que no paran de favorecer adrede justamente para conseguir que le voten. La autoridad judicial debería ser lo suficientemente fuerte como para poder disolver gobiernos así de traidores y procesar a quienes engañan al pueblo de esta manera

Antes de que la cosa vaya a mayores, el Gobierno debería ser disuelto y se deberían convocar elecciones generales anticipadas, por orden judicial, con prohibición explícita a la banda de inútiles que hay ahora de volver a presentarse y obligando al PSOE a configurar sus listas con gente que no haya demostrado los niveles de incompetencia y mamoneo exhibidos hasta la fecha

Regularizaron a un millón de extranjeros "sin papeles" de una tacada para ganar puntos en el ranking internacional de líderes progresistas, pero a seis meses escasos de aquella regularización ya había otro millón más de ilegales exigiendo otra medida de gracia de este generoso Gobierno amante de la multicultura, abanderado mundial de la Alianza de Civilizaciones y de la alianza contra el hambre que acabará con la Pobreza de todo el planeta (mientras va creando bolsas de miseria en su propio país). Primer objetivo cumplido: el "efecto llamada" se oyó en los cuatro puntos cardinales del planeta y en ese mismo momento millones de tercermundistas empezaron hacer las maletas con la mirada puesta en El Dorado español. Hoy los tenemos aquí, y continúan llegando cada día que amanece

Centenares de miles de ilegales han sido (y son) regularizados por medio del sinfín de vías previstas y facilitadas por los que han hecho de la invasión de España un artículo fundamental de su acción de gobierno. Uno de ellos es el que garantiza los papeles después de tres años de residencia ilegal, regularización por "arraígo", sean cuales sean las circunstancias del solicitante, trabaje o no, haya cometido delitos o no, tenga antecedentes penales en su país de origen o no, etc, con ser terricola y estar vivo cualquiera tiene la estancia asegurada en España

Estamos viviendo un trastocamiento demográfico sin precedentes que está literalmente destruyendo el país que hemos conocido y que cada día nos resulta más extraño y ajeno. Los cambios que se avecinan son de tal naturaleza y envergadura que dentro de pocos años España habrá dejado de existir como nación europea, cristiano/laica y occidental. El proceso está ya iniciado y mucho más avanzado de lo que la mayoría de españoles se imaginan.

Cuando los defensores de la invasión multicolor afirmaban que esa contínua avalancha no era un problema sino una "oportunidad", expresaban el convencimiento de un futuro cargado de promesas para sus intereses partidarios. La inmigración, para los socialistas y demás ralea vendepatrias, es ganar la lotería, no la pedrea, sino el gordo de Navidad. Cada nuevo inmigrante es un voto potencial y "durmiente" que tarde o temprano despertará y se materializará en las urnas en favor de sus benefactores, o eso creen. La actual campaña en pro del voto inmigrante en las elecciones municipales, a la que se ha sumado hasta el PP por miedo a los reproches de xenofobia y a quedar fuera de juego (pues ya dan todos por inevitable el que los inmigrantes vayan a votar para elegir los ayuntamientos e interferir en el devenir de nuestro país), apunta en esa dirección.

¿Pretenden hacernos creer que este tipo de medidas no persigue fines sospechosos? ¿O acaso España necesita urgentemente más población de la que ya tiene? Cabe preguntarse si toda esta ingienería demográfica y social no busca en realidad transformar radical y definitivamente al pueblo español en "otra cosa" más acorde a los intereses de los amos del sistema. Decía Berthold Brecht: "Si el pueblo pudiera votar mal, entonces hay que cambiar al pueblo". De esto se trata. De cambiar al pueblo, de sustituirlo por otro más acorde a las necesidades del sistema, pues el "de siempre" ya no le sirve, en vistas del desengaño que empieza a producirse entre la población española


P.D: Feliz Navidad"

No hay comentarios: